¿Qué son las “aguas salobres”?

Aguas Cordobesas Se llama “agua salobre” al agua que tiene más sal disuelta que el agua dulce, pero menos que el agua de mar. ¿Querés saber más? Acompañanos en esta nota, que por ahora tiene gusto a desconocido

¿Qué son las “aguas salobres”?

Son aguas que se encuentran en zonas cercanas al mar y que contienen sal en su composición pero no llegan a ser totalmente saladas (más de 2 y hasta a 25 gramos de sal por litro). El agua salobre es típica delos estuarios y resulta de la mezcla del agua de un ríocon el agua del mar. También se encuentra agua salobre deorigen fósil en ciertos acuíferos asociados con rocas salinas.

¿Permanecen siempre en ese estado?

No. De hecho el término salobre se refiere a un rango de salinidad, pero no es una condición definida con precisión. Es característico del agua salobre que su salinidad pueda variar considerablemente a lo largo del tiempo y del lugar.

¿Se pueden “desalinizar”?

Sí. Incluso el proceso de desalinización de aguas salobres reduce en un 50% el impacto medioambiental con respecto a la utilización de agua de mar. Debido a la creciente implantación de la desalación por ósmosis inversa, un proceso que permite separar las sales del agua mediante membranas, los investigadores han evaluado el impacto medioambiental de este proceso en aguas salobres. Las plantas desaladoras pueden emplear, además del agua de mar, aguas subterráneas procedentes de acuíferos salobres más o menos profundos, así como aguas superficiales procedentes de humedales o salinas.

¿Porqué su desalinización tiene un menor impacto medioambiental?

Se ha comprobado que este método implica un consumo energético mucho menor que cuando se utiliza agua de mar. El proceso de desalación por ósmosis inversa en aguas salobres es más ecológico porque la concentración de sales en el agua es menor, por lo que requiere menos energía para el proceso.

Por otra parte, el impacto ambiental se reduce también porque los residuos líquidos de la desalación con agua salobre tienen una concentración menor a la que tiene el mar. Las corrientes de agua residual obtenidas por este proceso se devuelven al mar y provocan "un menor desequilibrio ecológico en el medio marino", en comparación con las que se obtienen del agua de mar, que son altamente saladas (como las salmueras).

La desalación por ósmosis inversa utilizando aguas salobres permite también reducir casi a la mitad las emisiones de dióxido de carbono por metro cúbico de agua desalada con respecto a la utilización de agua de mar.

Sin embargo, entre tantos beneficios, hay una limitación: mientras que el agua de mar es un recurso ilimitado, las aguas salobre no lo son. La sobre explotación de un acuífero costero da lugar a un incremento progresivo de su nivel desales. Por esto es muy importante la correcta gestión del recurso, evitando que se extraiga más agua de la que pueda reponerse de forma natural.



OTRAS NOTICIAS