Ojos de mar: hogar de las primeras formas de vida

Aguas Cordobesas Ubicados en la Puna Argentina, estos espejos de agua contienen los organismos vivos más antiguos del planeta. ¿Cuál es su función y qué importancia tienen a nivel histórico y biológico?

Para que la vida apareciera en la Tierra, se necesitó agua: las primeras formas de vida se dieron en el caldo primitivo, formado por aguas con Ph muy alto, con gran contenido de minerales y sin oxígeno, ya que no había capa de ozono y la radiación ultravioleta era letal. Así, esas primeras formas de vida tuvieron que obtener energía a partir de la radiación solar y trasformando los minerales. 

Estas condiciones aún existen en la Puna Argentina, en los ojos de mar de Socompa y Tolar Grande, provincia de Salta, ya que son piletas de agua transparente con salinidad altísima (cuatro veces la del mar) y condiciones extremas como en los inicios de la Tierra.

En estos ojos de mar hay arrecifes formados por aquellos organismos primitivos: cianobacterias que producen oxígeno y, debajo de ellas, bacterias que producen fotosíntesis sin oxígeno a partir del azufre. 

“Son los fósiles vivos más antiguos encontrados, es decir que son el antecedente a cualquier forma se vida en la Tierra. Datan de 3800 millones de años. En este sistema están representados todos los ciclos geoquímicos del planeta”, explica la bióloga María Eugenia Farías en el ciclo televisivo "Aguas Adentro", producido por Canal Encuentro, que registró y mostró en detalle este descubrimiento realizado en 2009.



OTRAS NOTICIAS