La riqueza del desierto blanco

Aguas Cordobesas Ayer se celebró en todo el mundo el Día de la Protección de la Naturaleza. Aquí te presentamos el Refugio Monte de las Barrancas y la Reserva Provincial Salinas Grandes, dos rincones que Córdoba atesora con mucho cuidado.

El Día Mundial de Protección de la Naturaleza se celebra desde 1972, años en que Juan Domingo Perón, exiliado en Madrid, pronunció unas palabras que fueron enviadas a Kurt Waldheim, entonces secretario general de las Naciones Unidas. Perón se refirió a "la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio ambiente y la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobreestimación de la tecnología".

Nosotros, empresa que provee un servicio vital como el del agua potable, nos sumamos a esta celebración y aprovechamos esta fecha para mostrarte dos tesoros cordobeses que nuestra provincia, a través de su Comisión de Medio Ambiente, protege y pone en valor: se trata del Refugio de Vida Silvestre Monte de las Barrancas y la Reserva Provincial de Uso Múltiple Salinas Grandes.

La reserva Salinas Grandes alcanza una superficie de 190.000 hectáreas y es un inmenso salar que constituye la mayor parte y el núcleo de la geográficamente llamada Cuenca Saliniana. Su origen geológico se asocia a la existencia de la gran laguna de Mar Chiquita. 

El Monte de las Barrancas se ubica  en la depresión de las Salinas Grandes y es una “isla” sobreelevada con barrancas de hasta ocho metros de altura. En su superficie se encuentran, celosamente protegidas, especies casi extinguidas, como el guanaco y la mara.

Este desierto blanco es un sitio digno de visitar, recorrer, fotografiar y admirar, porque es un reducto de la amplia diversidad cordobesa.



OTRAS NOTICIAS