“La conciencia sobre el cuidado del agua es fluctuante”

Aguas Cordobesas El biólogo cordobés Federico Kopta nos brinda un pantallazo de la situación del recurso hídrico en Córdoba y su fluctuante escenario de disponibilidad.

Federico Kopta es biólogo y vicepresidente de Fundación ACUDE (Ambiente, Cultura y Desarrollo), una institución sin fines de lucro que ejecuta y promueve acciones tendientes a incentivar el desarrollo sustentable, especialmente el mejoramiento ambiental, educativo y socioeconómico. En esta entrevista nos da su visión sobre la real situación del agua en nuestra provincia y ciudad, a la vez que ofrece interesantes consejos para evitar su derroche.

¿Cómo describiría la situación del recurso hídrico en nuestra provincia y ciudad? 

El recurso hídrico de la provincia es algo fluctuante. Hay épocas de lluvias que nos hacen perder la perspectiva respecto de otras épocas en las que el recurso falta. Entonces un aspecto fundamental para regular ambos extremos tiene que ver con la conservación de las cuencas, sobre todo la parte alta de las mismas. Para esto hay que proteger la vegetación nativa y el suelo, ya que de esta manera estaremos “administrando” el agua y evitaríamos fluctuaciones tan importantes entre los períodos de sequía y humedad. 

En el caso de la zona llana, las inundaciones exhuman la problemática del uso del suelo. Por un lado, la desaparición del bosque, que actuaba como regulador hídrico, tiene un impacto importante. Y a eso se suma la falta de rotación de cultivos. 

Desde su punto de vista, ¿aumenta la conciencia social sobre el uso racional del agua? 

La conciencia de cuidado del agua avanza, existe una mayor conciencia de que no es un recurso ilimitado. Pero esa conciencia fluctúa de acuerdo a la cantidad de agua que hay disponible y también a las condiciones meteorológicas, que hacen que en verano se consuma más. De todas maneras,  creo que faltan mayores acciones articuladas con el sistema educativo. 

¿Cómo es el ciclo del pasto cordobés nativo? ¿Qué ocurre en el invierno?

El tipo de pasto más común acá es la Gramilla, que en invierno retrae sus hojas como forma de pasar el invierno. El uso de las especies nativas es fundamental para ahorrar agua porque están adaptadas. 

Finalmente, con respecto a los árboles y arbustos, es recomendable que tengan una capa de “hojarasca” sobre la cazuela, para que el viento y el sol la sequen menos. 

Otro tema importante es la cosecha de aguas de lluvia como mecanismo de almacenamiento para riego y usos que no sean el consumo humano. En ese punto no hemos avanzado nada en Córdoba y es algo muy importante, al igual que la imposición del uso de dispositivos ahorradores. Son cosas que aún debemos desarrollar.



OTRAS NOTICIAS