El agua deja huellas

Aguas Cordobesas Todos los bienes que los seres humanos consumimos a diario necesitan grandes cantidades de agua para ser producidos. Esto es lo que se conoce como huella hídrica y es una de las grandes preocupaciones mundiales en lo que respecta al impacto ambiental.

Además del agua que usamos todos los días para hidratarnos, cocinar, lavar e higienizarnos, utilizamos una cantidad mucho mayor para producir alimentos, prendas de vestir, maquinarias, papel, entre otros elementos que consumimos de manera constante. En este sentido, se llama huella hídrica al volumen total de agua dulce que se utiliza para producir los bienes y servicios consumidos por un individuo o comunidad.

Para poner algunos ejemplos, basta con decir que para producir un kilo de ternera se necesitan  16.000 litros de agua, o 140 litros para fabricar una taza de café.

Un informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) publicado en 2012 indica que Argentina es uno de los principales países que exporta grandes cantidades de agua en las  producciones agrícolas y ganaderas: en granos  vende casi 46.000 millones de metros cúbicos de agua e importa 3.100 millones. 

Este tema genera extrema preocupación en lo que respecta al impacto ambiental que generamos los seres humanos a través de la producción, y es lo que motivó la creación de la Red Argentina de Huella Hídrica, un grupo integrado por profesionales, investigadores, docentes e instituciones interesados en la gestión sostenible del agua. en otras cosas, en su página web esta red permite que cada persona calcule su propia huella hídrica con sólo llenar un formulario de pocos pasos.

Por último, en este  video de National Geographic podrán conocer cómo es el proceso del consumo humano y cuánto tiene que ver el agua en ello.



OTRAS NOTICIAS