Cuando tomar mucha agua no hace bien

Aguas Cordobesas Beber más de 7,5 litros de agua por día es nocivo para el organismo. Esto, que se llama hiperhidratación o intoxicación por agua, produce daños en todo el cuerpo.

Cuando se habla de la importancia de tomar agua, lo más normal es escuchar cientos de recomendaciones para aumentar la ingesta habitual, ya que la inmensa mayoría de las personas toma menos cantidad que la recomendada. Sin embrago, el extremo opuesto también existe, y puede ser muy dañino.

Se considera que el cuerpo humano, en condiciones normales, puede absorber hasta 7,5 litros de agua por día, a razón de 1,5 litros por hora, como máximo. La hiperhidratación o intoxicación por agua se produce cuando una persona consume más cantidad que la mencionada y, por siguiente, el organismo recibe más cantidad de líquido de la que puede eliminar.

¿Cómo reaccionamos ante el exceso de agua?

Lo primero que es necesario decir es que el agua es el principal componente de nuestro cuerpo, por lo tanto, beber una buena cantidad por día es una de las decisiones más saludables que podemos tomar. El cuerpo hace un esfuerzo por estabilizar la cantidad de agua e intenta mantener los niveles de sodio. Cuando hay exceso de sodio, retiene agua para poder diluirlo, por eso sentimos más sed y orinamos menos.

Pero cuando la concentración de sodio baja o la cantidad de agua se incrementa, el riñón suelta más líquido para mantener el equilibrio. Las alteraciones que puede producir la hiperhidratación se deben a la dilución excesiva de sodio en la sangre. El órgano más afectado es el cerebro, porque el exceso de agua genera la imposibilidad de adaptación de las neuronas, generando, entre otras cosas, confusión mental y convulsiones, pudiendo, en algunos casos, llegar a niveles más graves.



OTRAS NOTICIAS