Agua micelar para el cuidado de la piel

Aguas Cordobesas Se creó para curar quemaduras, y hoy es un producto que la industria estética produce para liberar la piel de grasa y otras sustancias.

El agua micelar es, en la actualidad, la gran estrella de la industria de productos para la limpieza de la piel, pero sus orígenes nada tienen que ver con la estética.

Esta solución fue inventada para limpiar la piel en las unidades de quemados, donde el cuidado de estos pacientes requería productos que no produjeran irritación. Su creador fue el francés Jean-Noël Thorel.

El agua micelar es un líquido compuesto por micelas, que a su vez están formadas por un polo hidrófilo (que atrae el agua) y otro lipófilo (que atrae la grasa). Cuando estos polos se unen forman una especie de imán y al entrar en contacto con la piel capturan y remueven  la  suciedad. Entonces, cuando el agua micelar toca la piel, las micelas se rompen y los polos, que quedan libres, se unen a las sustancias que hay en la superficie, como transpiración, grasa, suciedad, restos de células, entre otras. 

Es por esta razón que inicialmente esta solución se utilizó para limpiar la piel hipersensible de los pacientes quemados y actualmente se utiliza, además, para remover maquillaje e impurezas y también para tonificar la piel.

Esta agua no contiene aceites ni alcohol por lo que es mucho menos dañina que otras soluciones que cumplen su misma función.



OTRAS NOTICIAS