Agua de calidad para producir leche

Aguas Cordobesas El agua es utilizada para tareas de mantenimiento y limpieza en los establecimientos donde se procesa la leche. Por eso su calidad debe estar garantizada: si el agua no es apta, el producto final tampoco lo será.

El cuerpo de una vaca esta compuesto entre un 56% y un 81% de agua. La utiliza para el mantenimiento de los fluidos corporales y el balance iónico adecuado; es vehículo de la digestión, absorción, el metabolismo y transporte de los nutrientes hacia y desde los tejidos. 

El agua se convierte entonces en un nutriente imprescindible para la subsistencia del ganado. Tanto, que la leche que proveen contiene un 80 % de agua.

Además de esto, el agua cumple un rol indispensable en otros procesos dentro de los establecimientos lecheros: funciona como vehículo de los detergentes para la limpieza y desinfección del equipo de ordeñe y de frío, vitales para obtener leche de calidad, y en la limpieza de los camiones transportadores de leche. 

Pero para que el agua pueda ser realmente útil en todos estos procesos, debe garantizarse su calidad. 

Datos que importan

Valeria Tabernero, nutricionista y bromatóloga nos explica que “la vaca tiene que beber agua potable y con las condiciones óptimas para dar una leche óptima y apta para el consumo humano”.

Si el agua contiene, por ejemplo, excesiva cantidad de minerales (arsénico, sulfato, cloruro, etcétera) eso se transmite directamente a la leche porque la vaca no los puede metabolizar. Como resultado final, la leche tendrá un alto contenido de estos minerales y no será apta para el consumo.

En cuanto al agua para limpieza de los establecimientos lecheros, vale tener en cuenta que las grandes empresas cuentan con un espacio exclusivo para agua -conocido como “planta de agua”- donde se realizan análisis para conocer la composición del agua que reciben (análisis de dureza, de sólidos totales disueltos,  calcio, flúor, etcétera). Luego la llevan a temperatura de ebullición (100 grados) y la mantienen en este estado dentro de calderas. Cuando llega el momento de utilizarla, se hacen enfriamientos rápidos y de esta forma se aseguran que el agua sea apta.

Aquellas plantas de producción a las que no les llega agua potable la toman de pozos y también la someten a análisis para conocer su calidad.



OTRAS NOTICIAS