Servicio medido no residencial

Todos aquellos inmuebles con destino no residencial (comercio, servicio o industria) que tengan uno o más medidores de consumo instalados facturan de acuerdo a este régimen.

Los inmuebles con destino no residencial que facturan bajo régimen medido se clasifican en Pequeños Consumidores y Grandes Consumidores. Los grandes consumidores son aquellos cuyo consumo promedio mensual es mayor a 200 m3.

En el servicio medido no residencial se factura la totalidad del consumo que se realiza en el inmueble. Si el monto resultante de la facturación del consumo es menor al 30% de la cuota mensual no medida, entonces se factura ese monto mínimo (importe mínimo de facturación).

La cuota mensual no medida es un importe calculado a partir de los parámetros catastrales del inmueble y de los importes mínimos establecidos en el Régimen Tarifario, afectados por diferentes coeficientes.

El Régimen Tarifario establece categorías para el precio del metro cúbico no residencial, las cuales se definen en función del tipo de utilización que se hace del agua.

Categoría TarifariaUtilización
B1Bebida e higiene
B2Elemento necesario del comercio o parte del proceso de producción
B3El agua integra el producto elaborado como elemento fundamental
CRegímenes especiales o convenios particulares

Es obligación del usuario declarar el tipo de utilización del agua que requiere la actividad comercial, industrial o de servicio que se desarrolla en el inmueble.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Dónde está instalado el medidor?

El medidor forma parte de la conexión domiciliaria y se encuentra instalado en una caja empotrada en la vereda del inmueble.

¿Cómo y quién lee los consumos de mi medidor?

Aguas Cordobesas posee personal autorizado que periódicamente realiza la toma de lectura de los medidores. El lecturista levantará la tapa del medidor que está dentro de la caja de conexión y tomará nota del número de identificación e indicador de consumo total. Ver Cómo leer un medidor de agua

¿Cuál es la vida útil del medidor?

La vida útil del medidor está establecida en 7(siete) años.