Servicio básico

Corresponde al monto que la empresa factura a cada cliente en concepto de disponibilidad y/o utilización del servicio público de suministro de agua potable.

Para determinar el monto que corresponde a cada inmueble, se consideran el tipo de régimen tarifario (medido o no medido), las características del inmueble (edificado o baldío) y el uso que se realiza del agua, es decir, si se trata de un uso residencial o no residencial.

De allí que se establezcan tres tipos de servicios:

- No medido

- Medido residencial

- Medido no residencial.

Luego de esta clasificación, también operan para el cálculo de la factura los parámetros tarifarios del inmueble: la superficie total del terreno, la superficie construida, la categoría y año constructivo, el zonal, la actividad que allí se realiza, y otros coeficientes de actualización.

Dado que el monto facturado del servicio depende de las características de cada inmueble, del uso que se realiza del agua y de la condición impositiva del usuario del servicio, es importante verificar el contenido de los datos de la factura e informar a la empresa cuando existan diferencias.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Qué sucede si no informo las modificaciones o cambio de destino de mi inmueble?

En circunstancias de inspecciones periódicas o cruces de base de datos, Aguas Cordobesas podrá efectuar las verificaciones correspondientes. Al detectar las modificaciones, a partir de inspecciones o cruces de base de datos, la empresa podrá facturar el ajuste correspondiente y aplicar la multa prevista en el Régimen Tarifario.