Procedimiento de lecturas

Aguas Cordobesas determina la periodicidad de lectura de los medidores en función de la frecuencia de facturación.

La empresa realiza la lectura del medidor con la periodicidad que corresponda a cada caso. La lectura se realiza siempre y cuando no existan hechos o situaciones que la impidan y sean ajenas a la empresa.

El Régimen Tarifario establece que no se podrán fijar períodos de lectura superiores a 3 meses, salvo los siguientes casos:

- Existencia de una causa justificada con previa autorización del Ente de Control (ERSEP) por pedido expreso del cliente.
- Por pedido expreso del cliente.

Cuando no se puede efectuar la lectura del medidor, el Régimen Tarifario autoriza a la empresa a realizar la facturación de acuerdo a un consumo estimado: se factura una cantidad estimada de metros cúbicos sobre la base del volumen correspondiente al mismo período de tiempo y época del año anterior. Si tampoco existiese dicho parámetro, se factura sobre la base del promedio de los seis meses anteriores, o de los consumos conocidos si la prestación del servicio se hubiese efectuado por un lapso de tiempo inferior.

Esto sólo puede hacerse durante 1 período, con lo cuál, para el período siguiente, debe poder efectuarse la correspondiente lectura.

Los motivos por los que puede ocurrir la imposibilidad de lectura son:

- Causas relativas al medidor (mal funcionamiento, rotura, hurto, etcétera)
- Causas de fuerza mayor o situaciones ajenas a la empresa

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Cómo y quién lee los consumos de mi medidor?

Aguas Cordobesas posee personal autorizado que periódicamente realiza la toma de lectura de los medidores. El lecturista levantará la tapa del medidor que está dentro de la caja de conexión y tomará nota del número de identificación e indicador de consumo total. Ver Cómo leer un medidor de agua