Conexión al servicio

Las conexiones son el tramo de cañería de derivación comprendida entre la red pública de distribución de agua potable y el punto de enlace domiciliario, generalmente la salida de la llave maestra o medidor.

Los inmuebles en los que se realice cualquier actividad, situados dentro del área servida por Aguas Cordobesas están obligados a conectarse a la red debiendo instalar a su cargo los servicios domiciliarios internos de agua y mantener en buen estado dichas instalaciones.

También corre por cuenta del cliente el costo de la conexión y de las instalaciones internas, la renovación de la conexión una vez vencida su vida útil y el cegamiento de pozos semisurgentes de provisión de agua que no se encuentren autorizados por la empresa.

Las conexiones domiciliarias, con destino residencial (menores a 2 unidades) son de hasta 25 milímetros de diámetro interior. 

Para el caso de emprendimientos como loteos, edificios, housing, o cuando se trate de más de dos unidades para uso residencial e industrias en general, se deberá presentar la factibilidad del servicio (ver Requisitos en Material de Consulta). 

Sin embargo, pueden solicitarse conexiones de diámetros superiores y en esos casos el cliente debe justificar su necesidad. Cuando se solicita un diámetro especial, Aguas Cordobesas debe estudiar su factibilidad y el costo será según presupuesto.

El artículo 36 del Régimen Tarifario establece que las conexiones domiciliarias tienen una vida útil de 30 años y luego de ese período deben ser renovadas con cargo del cliente.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Quién ejecuta la conexión?

Esta tarea está en manos de Aguas Cordobesas, que puede ejecutarla mediante fuerza de trabajo propia o por medio de distintas contratistas abocadas al tema. Todas las ejecuciones son supervisadas antes, durante y después por personal especializado perteneciente a la empresa.

¿Cuál es la vida útil de la conexión?

La vida útil de la conexión domiciliaria es de 30 años.