Agua y salud

Contaminación

Aunque cueste creerlo, el agua contaminada se ha convertido en el asesino más peligroso del mundo. Los datos son alarmantes: según la Organización Mundial de la Salud (OMS) al menos 25 mil personas mueren cada día en el mundo por causas derivadas de su consumo.

La contaminación más común y difundida es la que producen los pozos negros, que contaminan con materia fecal y desperdicios domésticos las napas subterráneas. Esa misma agua luego es extraída y se utiliza para consumo humano provocando enfermedades.

Pero existe otra clase de contaminación, más grave aún porque afecta a mayores extensiones: la contaminación química. Esta se produce cuando las fábricas arrojan los restos de los productos químicos que utilizan en los diferentes procesos industriales a los ríos y lagos cercanos, contaminando el agua de kilómetros a la redonda. Mientras más arriba en la cuenca se encuentra la industria, más volumen de agua afecta.

La contaminación de origen agrícola es otro de los graves problemas: el agua que se usa para riego se mezcla con plaguicidas, fertilizantes, insecticidas y residuos de origen animal y contamina el agua subterránea y los ríos y arroyos cercanos.

En Argentina hay embalses muy contaminados. Uno es el dique San Roque, en Córdoba, donde los líquidos cloacales llegan al lago casi sin tratar. Otro embalse contaminado es el del río Hondo, en el límite entre Santiago del Estero y Tucumán. Allí, los efluentes de la fabricación de papel y la industria azucarera han generado una contaminación atroz. Además, el agua se usa para riego, o sea que los alimentos que se cosechan han sido regados con agua contaminada ¡qué problema!



Click en la imagen para ampliar


Consejos simples para no contaminar el agua

  • En la cámara séptica de los pozos negros habitan bacterias encargadas de degradar la materia orgánica. Para que este proceso se realice bien, debemos evitar el uso excesivo de detergentes no-biodegradables y lavandinas.

  • No permitamos que arrojen las colillas de cigarrillos al inodoro, la nicotina y el alquitrán de uno solo puede contaminar hasta 50 litros de agua

  • Si tiramos por la pileta de la cocina pinturas, solventes, restos de venenos o medicamentos, eliminamos las bacterias de la cámara séptica. Debemos arrojarlas a la basura.

  • El aceite que fue utilizado para cocinar, los residuos sólidos y las grasas obstruyen las cañerías, arruinan los suelos y contaminan el agua.

¿Sabías que...?

El mar no es un basurero

Siempre se ha considerado al mar como un vertedero natural, una especie de basurero que teniendo en cuenta su gran volumen de agua, podría soportar cualquier cantidad de residuos. Esto es un gran error y la prueba está en que cada vez son más frecuentes los problemas que sufren las ciudades costeras por la contaminación. Los desagües cloacales, el combustible derramado por los barcos, los volcamientos de las industrias, llegan a la costa y afectan al hombre y los peces.